En tiempos como hoy

A veces, en días como hoy… soy capaz de sentir que existes y eso me llena de una abrumadora felicidad. Pensar que no te he visto y me siento amada, que siento que te amo de una forma inusual, de una forma completa.

Esa es mi añoranza, un amor completo. Un amor que haga que todas mis barreras se caigan simplemente, que me impida pensar, que solo me haga sentir, como si fuese un ser solo hecho de sensaciones que estallan cada 2 por 3. Algo así podría hacer que yo finalmente acepte las condiciones humanas que me atan a este mundo.

Parte de mí, vive esperando el momento en que eso suceda, el segundo en que todo parezca irse de mi control y que no pueda siquiera pensar si eso es bueno o malo, el momento de ser una criatura vulnerable, algo más que una bestia dormida que llora por cualquier rascuño, como si en un momento así no hubiera más que otra persona además de mí en el ancho mundo.

Creo que existes y en tiempos como los de hoy, siento que el amor desmesurado que siento hacia a ti, es capaz de alegrar incluso los días que llevo esperándote. Por eso cuando nos encontremos, si tú me reconoces antes de que yo logré coincidir, solo acércate y arróbame como se supone, que el destino ha marcado que sea.

Yo prometo amarte, volverte un punto de tranquilidad en mi mundo y ser una cosa pequeña a tu lado, una cosa linda a la que puedes mirar y que cuando te mire, pienses que se derrite a tu lado. Prometo pelear fuera por mis sueños y por los tuyos, y ser simplemente un ser humano cuando esté entre tus brazos, sin guardias altas ni defensas, como un ser en blanco, limpio y dispuesto a escribirse. Si tú me amas tan solo un poco, prometo ser feliz con eso. 

No sé cuanto tiempo falte para coincidir, no sé si a veces mirando a la nada puedas ser capaz de sentirme como a veces te siento, de querer esperarme mientras te busco, de buscarme mientras continuo soñando. Pero si me sueñas, si me añoras, en algún momento espero, nos encontraremos y ese día, pienso que dejaré de vivir por mí para vivir por los dos.

Así que sigue meciendo mi corazón como en estos tiempos, que en adversidad, parecen felices.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s