Recoveco #1

Soy de ese tipo de personas que con una frecuencia impresionante piensan que han conseguido las cosas cuando apenas han logrado rozarlas, es desgastante.

He me aquí de nuevo, en una posición distinta pero con la cabeza a punto de estallar nuevamente. Todo es demasiado.

Como viví sin darme una personalidad fija, viví muchas vidas antes del primer cuarto; a veces soy demasiado dulce y en otras ocasiones déspota, sentimental y a la vez fría. Pero por dentro, ni siquiera sé que hay, ni siquiera sé quien soy en realidad. Me hice a la medida de las circunstancias, de las expectativas, con ideas peligrosas y con muchos pedazos de persona que no logran formar una, eso es lo que soy.

A veces siento que he perdonado a quien me hubo dañado profundo en el corazón y en otras ocasiones, la desolación es tan grande, gigantesca, que solo el verlos olvidados como muertos mentales me conduce a la calma. En ocasiones, siento que esta soledad me hace tan fuerte que podría acabar con todo lo que me limita y en otros momentos, me veo patéticamente añorando a aquél que me hizo daño pero cuyo rastro permanece ahí, directo en mi corazón; pensando en ideas descabelladas, pensando en su felicidad, deseándola y a la vez, esperando que solo por un instante regrese a mí y decida quedarse algún tiempo conmigo.

Estoy un poco acabada, eso es todo. Hay cosas que parecen inminentes; detalles que no parece que vayan a simplemente pasar pronto. He perdido un poco la fe en este sistema que no me ha dado un sentimiento que llegue directo al centro de mi ser desde hace mucho. He olvidado lo que era ser verdaderamente libre y feliz, estoy perdiéndome de a pocos; juega conmigo y no me permite terminar de corroerme por completo. No hay salvación. Es un poco el fin, quizá algún día solo esté parada en tacones de aguja en el Sena con el viento arañándome la cara para recordar lo triste que es la felicidad a veces.

No cambiaría el pasado, pero no me vuelve loca el presente. He muerto ya demasiadas veces y revivir es inevitable, el amor y el odio propio se equiparan, soy dueña de una mente que busca enaltecerse y destruirse por completo. 

Vamos, sé buena conmigo, yo misma.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s