In the same nightmare again

Hay muchas clases de sentimientos que vienen a mí en esa víspera del año más, la retrospectiva; el análisis. La certeza de quizá encontrarse perdido sin poderse encontrar, caer en cuenta de que uno no puede escapar de uno mismo.

Vivo atrapada dentro de una mente que solo busca autodestruirse con frecuencia, acusándose de una soledad no adquirida por voluntad propia y constantemente llena de pensamientos sadicos y violentos.

23

A veces siento unas ganas locas de quererlo nuevamente, puedo sentir como tocan sus palabras las puertas de mi corazón. Puedo recordar su cara y su calidez, entonces recuerdo lo que no es agradable pensar y sus palabras aunque buenas, siguen siendo inútiles. Me gustaría que todo valiera algo y él me abrazara como solía hacerlo, sin soltarme y que aquello pudiera durar aunque sea un minuto.

Algo en mí lo quiso locamente pero he logrado blindar mi corazón y ahora es seguro, todo es tranquilo y si él quisiera arruinarme, yo soy la única que tiene la llave, no se la daré aunque me la pida. Él incluso recuerda cuando fue la primera vez que hablamos, yo no, recuerda cosas que le he dicho y que yo no recuerdo; él me hace sentir especial pero nunca intentó siquiera una vez luchar por mí ¿entonces realmente fui algo importante? Él hace cosas que me hacen sentir única pero no lo soy, eso me quedó claro años atrás. Intento pensar cual es tu necesidad de tener este nexo conmigo, qué es lo que buscas pero sin importar qué, me queda claro que no buscamos algo que no sucederá. Cada vez que pienso en flaquear, puedo ver tu presente y de nuevo caer en cuenta que soy una consecuencia y no una circunstancia.

No sé lo que buscas, espero que no sea que mi corazón se rompa; sería demasiado, ya bastante doloroso es no obtener aquello que anhelo.