Probablemente porque soy una persona de hechos, es que tengo esa clase de pensamientos.

Ultimamente he comenzado a pensar que quizá estoy desarrollando filofobia, y no lo digo en la forma trágica en que la mayor parte de la gente lo dice, esa forma en la que tienen miedo de ser lastimados y dicen que no quieren a nadie más, no, no de esa forma trágica, yo realmente estoy diciéndolo en serio, creo que estoy desarrollando un miedo profundo a la posibilidad de amar a alguien. Esto es porque no solo lo estoy desarrollando hacia una pareja, de por si no tengo lazos familiares fuertes con personas que no son mi familia nuclear, aquello no debería parecer anormal pero entonces, viene la idea. Cuando veo a una pareja feliz, yo solo pienso que no quiero vivir eso. No quiero vivir los altibajos, no quiero una vida feliz con una pareja si eso significa que deberé ser infeliz en una parte de ella y no es para la parte en la que uno está triste, es solo porque pienso que no lo vale. Cada vez que escuchó gente que traiciona, gente que dice amar, gente que hace grandes circos por la persona que quiere, gente que habla con otros de una forma no apropiada, gente que coquetea porque es su naturaleza; lo bueno y lo malo, siempre pienso, no deseo eso en mi vida,la gente es tan voluble que… No, no lo vale, no quiero ser como esas personas, no quiero ser débil ante alguien, no quiero sentir que he sido atrapada. No quiero el nerviosismo que viene cuando quieres gustarle a alguien, no quiero esa etapa donde alguien es perfecto y yo quiero ocultar todos mis defectos; no quiero que nadie me descubra, quiero sentir que solo me pertenezco a mi misma y que solo soy responsable de mi persona.

Las cosas van incluso un poco más allá, porque también han influído en mi deseo de tener descendencia. Hubo una etapa  de mi vida donde pensaba en esa clase de cosas, hubo una época (por no decir la mayor parte de mi vida) en que ese era mi pensamiento antes de dormir, la ilusión, la posibilidad. Ahora, esas cosas ya no son parte de ese sueño, no están. Cuando peleo con mis padres solo pienso, no, no, no. No quiero ser yo la que le grite a otra persona, no quiero preocuparme al grado de ponerme así, no quiero que esa persona al mismo tiempo piense mal sobre mí. No quiero darle a alguien el poder de destruirme, no quiero vivir intranquila pensando que no soy capaz, que no hago las cosas bien. No quiero la preocupación, no quiero algo así que agite mi vida para siempre.

No deseo a nadie, sea pareja o hijo que un día me ame y al día siguiente me odie con la misma intensidad. No lo quiero, no pienso que valga la pena sacrificar mi tranquilidad por los abrojos de felicidad que puede traer, la felicidad no es solo esas cosas, si bien el que no arriesga no gana pero tampoco pierde. No quiero perderme a mi misma, ni a la paz que he logrado,me gusta la idea de ser la única persona que conoce mis secretos, esos lados inesperados, no quiero perder esa sensación por ilusiones tontas y sonrisas pequeñas

¿por qué he de necesitar algo que nunca he tenido? ¿Por qué he de perderlo todo por algo que no necesito?

Anuncios

Ello

Yo pienso en ello. Ajá.

Exactamente. En ello.

En la habilidad de perderme mientras sin darme cuenta no me pierdo, en por un segundo ser capaz de tener la mente en blanco. Pienso en ello, también lo añoro, tú no sabes, yo he estado como estoy demasiado tiempo; no soy quien para decirte ni quien para contarte, pero toda la vida he estado esperando un cambio. Tú no sabes, he esperado toda la vida, porque vivo en este estado de profunda desesperación donde me he encerrado desde dentro, sola sin poder escapar. Solo tengo pensamientos sobre acciones que no me atrevo a emprender, soy consciente de que estoy completamente atrapada en mi misma y queriendo la escapatoria solo soy capaz de afirmar, y de aparentar exitosamente que esto es todo lo que he deseado. Je ne sais pas, je ne décide pas encore si je vais rêver ou faire mon vie un rêver…

Soy un conjunto de piezas, todas ordenadas en su propio caos. Probablemente sería capaz de retarme a nunca cumplir mis deseos, de retarme a intentar ser feliz sin nada de lo que deseo, a vivir sin ello incluso si solo puedo pensar en el día, la hora, el minuto, el segundo donde por primera vez yo me sienta sin ataduras; completamente libre.

Delusions

A veces sueño con el amor, bueno, más que soñar tengo como esas imaginaciones fugaces que tildan en alucinaciones turbias. A veces me imagino amando a alguien tan desesperadamente que un miedo me inquieta, tan grande que pido a algo dentro de mí que por favor, no vaya a enamorarse nunca.

Continuamente mi soledad, el amor por mi misma es mi más grande amor, ella y yo nos hemos amado en secreto por años y ahora a voces, nos encontrábamos con otras personas extrañándonos una a la otra, ese momento de quietud frente al espejo, donde tú te ves y dices: “¡hey tú que estás ahí, querámonos para siempre”.

Pero continuamente hay pensamientos que me hacen no odiar mi situación pero si imaginar un cambio. A veces puedo sentir que él está susurrando en mi oído, entonces me deshago lentamente entre mis pensamientos. Otras tengo pensamientos más románticos donde alguien me abraza y me hace balancear, de tal modo que, como dicen que el amor debe ser, soy libre e inmortal por un segundo.

Oras pienso en la perfección del singular, de las opciones, la libertad, la ansiada libertad… la habilidad de hacer y deshacer egoístamente; cambiar y ser una nueva persona cada día, sin temer que a alguien le afecte, sin pensar que si alguien te amará si cambias, ser tú mismo y todas las personas que quieras ser al mismo tiempo.

El contraste.

Deseo tanto el amor como no deseo encontrarlo.

Deseo preservarme y a la vez ser destruida.