Letter to my best friend

Querido mejor amigo,

Hace mucho que no hablamos y no cuento esos momentos en los que nos dijimos monosílabos o unas cuantas oraciones. No. Puedo recordar que fue hace casi un año de la última vez que tuvimos una conversación como antes, cuando todo parecía estar bien. Quiero ser sincera y decir que me sorprende, nunca creí que duraríamos tanto tiempo lejos el uno del otro de manera emocional. Siempre creí a mi manera que tú y yo éramos almas gemelas que estaban destinadas a estar cerca de la otra; nunca te imaginé lejos de mi vida y míranos, ahora lo estás. Es tan raro el sentimiento que me embarga cada que comparto algo que antes solo te hubiera dicho a ti, la rara sensación que me crea que otra persona quiera compartir conmigo y colarse en mi corazón de la forma en la que tú lo hiciste… entonces no puedo evitar pensarlo, él es un buen amigo, me agrada y confío en él; pero ¿dónde estás tú? ¿Donde está esa extensión de mi misma, dónde estás tú diciéndome que me ayudarás cuando el momento llegue? Porque ahora, cuando hay algo grande en mi vida ya no tengo a nadie a quien recurrir… porque él no te sustituye, nadie podría hacerlo. Él es diferente aunque me llame su mejor amiga, no es lo mismo, no eres tú.

A veces siento tantas ganas de olvidar todo lo que esto significa para mí, lo que para mí implica que hayamos estado lejos todo este tiempo. A veces solo quiero ir corriendo hacia a ti y decirte que te extraño, que por favor no lo quiero así, quiero tenerte a ti y contarte todo; quiero que sigas siendo lo que antes eras. Pero no sé si podríamos volver a ser lo que fuimos si ahora somos tan distintos, si ahora nuestras circunstancias no separan. Lo único que quiero ahora mismo es abrazarte y saber que estás aquí aunque no etéreo, cerca de mí, conmigo aunque suene estúpido. Pero al mismo tiempo, no es el orgullo que me detiene, no, eso podría haber sido el pasado, lo que me detiene son los hechos. Solía pensar que la razón por la que no nos hablábamos era porque yo así lo quería, pero al fin y al cabo, no era solo yo ignorándote durante meses, eras tú siendo recíproco mostrando la misma actitud. Ambos ignorándonos el uno al otro cada quien por sus razones, cada uno persiguiendo otras cosas porque ahora tenemos una vida diferente ¿y la vida que teníamos en común? ¿la vida que aspirábamos crear juntos cerca uno del otro? ¿ésa a dónde fue?

Me duele que no puedo verte, me duele no saber como llamarte ahora y desconocer el rol que juegas en mi mundo. Me duele preguntar por ti como no queriendo hacerlo. Me duele que me necesites tan poco como para no venir a buscarme, me duele pensar que me conozco todos tus argumentos sobre porque no has llamado. Me duele darme cuenta de que ya no sé quien eres.

Esto es un deadline, uno público y personal. Esperando que el tiempo traiga mejores cosas.