Darse cuenta tristemente… de que te has enamorado de lo único aquello que es capaz de destruirte.

Dale la mano y camina de nuevo.