Historia

Cuando yo te amé, Dios ¿qué no podría decir? Cuando yo te amé mis días fueron diferentes, fueron emocionantes, fueron… días que valían la pena ser vividos. Mi despertar en la mañana, mi anochecer. 

Nunca entenderé porque si yo te quería tanto y tú me querías un poco, nunca diste el paso definitivo hacia la mano que te extendí. Tú volteabas de cabeza mi mundo y hasta ahora, no he encontrado a alguien a quien haya querido tanto como te quise a ti. Quisiera saber las respuestas que nunca me diste, saber sino viví en una mentira pero ahora, no sé si quisiera saberlas.

Las letras se deshacen en mis manos y yo, solo fui una niña tonta que se dejó hacer amándote como nunca lo volveré a hacer, un amor completamente puro uno que no admitía dudas. Hubiera dado lo imposible, solo por ti. 

¿Ésta es la forma en la que intento sepultar nuestra historia?

Nuestra, quizá no, mía… siempre